Normas de Alquiler

Para estancias de larga duración consultar con la propietaria las condiciones del alquiler.

 

La estancia mínima de alquiler es de dos noches. En el momento de la reserva un anticipo del 30% sobre el total y el resto se pagará a la llegada junto con una fianza de 100€ que se devolverá al finalizar la estancia. En temporada de invierno, disponemos de servicio de leña la cual se abonará aparte.

En caso de anulación no se devolverá el anticipo. Si dicha anulación se realiza 30 días antes de la entrada, se podrá cambiar la fecha de la reserva por la que convenga a ambas partes.

En estancias de corta duración el gasto de gas y electricidad está incluido en el precio.

El horario de entrada y salida depende de si existe otra reserva en el mismo día. Si es así la hora de salida seria antes de las 12 de la mañana y la de entrada a partir de las 4 de la tarde hasta las 11 de la noche, para entradas posteriores a dicha hora puede tener un coste extra que ha de ser consultado con los propietarios.

Las casas se alquilan por separadas, es decir, no a un mismo grupo de personas.

No se admite en la finca la entrada a más personas que las enumeradas en la reserva.

La capacidad máxima de las casas debe ser respetada.

El lugar no es apropiado para personas con discapacidad o con problemas de movilidad al estar enclavado en una ladera de la montaña.

El servicio de limpieza solo comprende la entrada y salida de los clientes, mientras dure su estancia corre a cargo de ellos. Las casas están equipadas de sábanas y toallas, utensilios de cocina y productos de limpieza. Para las personas que reservan una estancia superior a una semana, se les proveerá de nuevas sabanas y toallas si así lo desean.

Está prohibido cocinar cualquier tipo de alimentos en la chimenea o estufa, para ello existe barbacoa de uso exclusivo de carbón, responsabilizándose el cliente del buen uso. Recomendamos consultar las normas al respecto del Parque Natural.

No se permite cambiar el mobiliario ya que conlleva posibles desperfectos.

Se admite una mascota con previa aceptación por parte de los propietarios, con un coste extra de 20€ por estancia. En el caso de los perros, estos no deben estar sueltos por la finca y hacerse responsables los amos de que no molesten a otros vecinos.